Enfermedades Raras y Lisosomales

Enfermedades Raras

data raras.jpg

La característica principal de este tipo de enfermedades es la baja prevalencia, definida como una enfermedad rara  o poco frecuente a aquella que se produce con escasa frecuencia en la población en general. Se consideran EE.RR. a aquellas cuya prevalencia en la población es igual o inferior a una en dos mil (1 en 2.000) personas.

 

Resulta importante subrayar que el número de personas con EE.RR. varía considerablemente entre ellas. Si bien los pacientes son pocos por cada enfermedad, si se suma la totalidad de los afectados de las mas de 8000 EE.RR. descriptas a la actualidad, los enfermos llegan a casi a 3 millones de argentinos, es decir el 6-8% de la población.

 

Se calcula que existen, en la actualidad, más de 8000 EE.RR. diferentes, que afectan a las personas en sus capacidades físicas, sus habilidades mentales, su comportamiento y su capacidad sensorial. La gravedad de las enfermedades también varía ampliamente: la mayoría son posiblemente mortales, mientras otras son compatibles con una vida normal si se diagnostican a tiempo y se tratan de modo adecuado.

¿Cuáles son las causas?

 

El 80 % de las enfermedades poco frecuentes posee un origen genético identificado, con implicación de uno o varios genes. Otras EE.RR. son causadas por las infecciones (bacterianas o víricas), alergias, o se deben a causas degenerativas, proliferativas o teratógenas (productos químicos, radiación, etc.) y otras aun se desconoce la etiología. Si bien pueden presentarse a cualquier edad, el 75% de los casos se presenta en edad pediátrica. Los conocimientos sobre estas enfermedades son aún muy recientes y están poco extendidos en la red sanitaria. Este hecho conlleva problemas añadidos, como son la dificultad en la obtención de un diagnóstico rápido y certero, la falta de tratamientos adecuados e incluso la inexistencia de medicaciones específicas.

 

Características comunes de las enfermedades poco frecuentes

 

Las EE.RR. son un problema aparentemente pequeño a escala individual pero que representan un gran problema en la sociedad cuando se las considera en conjunto.

 

A pesar de su gran diversidad, las EE.RR presentan algunos rasgos comunes y pueden caracterizarse generalmente como:

 

• Demora diagnostica: recorrido por diferentes especialistas médicos, diagnósticos erróneos, tratamientos innecesarios.

 

• Graves o muy graves, crónicas, degenerativas y, algunas con riesgo de vida.

 

• La mayoría afectan a niños, aunque también a adultos.

 

• Discapacitantes: la calidad de vida de las personas con estas enfermedades se ve gravemente comprometida debida a la pérdida o falta de autonomía.

 

• Muy dolorosas: el sufrimiento de las personas con EE.RR. y sus familias se ve agravado por factores psicológicos, desesperación, angustia, la falta de esperanza por ausencia del tratamiento.

 

• La mayoría sin tratamiento curativo eficaz. Los tratamientos se basan en tratar los síntomas para mejorar la calidad y esperanza de vida.

Enfermedades Lisosomales

En el mundo se han identificado más de 50 enfermedades por depósito lisosomal, las que aproximadamente ocurren como grupo en 1 de 5,000 nacidos vivos. Muestran una patogénesis común, un defecto genético en una o varias enzimas lisosomales específicas, dando lugar a una deficiente actividad enzimática. Los lisosomas en los macrófagos tienen hidrolasas ácidas que reducen las macromoléculas en pequeñas partículas para ser recicladas o eliminadas del cuerpo; si no se eliminan cabalmente se acumulan interfiriendo en la actividad celular normal a diferentes niveles, pudiendo ocasionar una posible muerte celular. Los tipos diferentes de sustratos acumulados en diversas células del cuerpo producen alteraciones en diferentes órganos con gran variabilidad en la expresión clínica. La evolución de estas enfermedades es crónica y progresiva, depende de la cantidad de sustrato acumulado, así como también su pronóstico es con relación al tiempo en que se hace el diagnóstico y se inicia el tratamiento; es por eso necesario que haya un entendimiento adecuado de estas enfermedades: consideradas «raras», progresivas, incurables y mortales.

Estas enfermedades se han clasificado en cuatro grandes grupos, dependiendo de la alteración en la macromolécula afectada, siendo reconocida como: I. Esfingolipidosis, II. Mucopolisacaridosis, III. Glucogenosis y IV. Glucoproteinosis

Clasificación

Esfingolipidosis — Gaucher (beta-glicosidasa) — Krabbe (galactocerebrosidasa) — Leucodistrofia met. (arisulfatasa A) — Niemann-Pick tipo A y B (esfingomielinasa) — Fabry (alfa-galactosidasa) — Gangliosidosis GM1 (beta-galactosidasa) — Farber (ceramidasa) — Tay-Sachs (hexosaminidasas B) — Sandhoff (hexosaminidasas A y B)

Mucopolisacaridosis — Tipos I, II, III, IV, VI y VII • Glucogenosis — Pompe (tipo 2)

Oligosacaridosis — Alfa-manosidosa — Beta-manosidosa — Fucosidosa — Sialidosa — Galactosialidosa — Aspartilglucosaminuria — Ácido siálico — Schindler — Mucolipidosis

Glucoproteinosis — CDG

Extraido de (Simplified diagnostic approach in the lysosomal storage diseases in children) Luis Carbajal Rodríguez,* Raymundo Rodríguez Herrera,** Jorge Zarco Román,** Arturo Perea Martínez,** Alfonso Copto García***